ERNST AND FALK. Diálogos para Masones.

 

Autor: Gothold Ephraim Lessing. 1778.

…………………………………………………………………………

Traducción libre por Saúl Apolinaire. M.:M.: la Plata, Argentina.

……………………………………………………………………………………

 

Nota: Estos cinco Diálogos se han tomado de The Builder (Phoenixmasonry Library)

 

The Builder 1915. vol i. p.20.

The Builder vol ii. p. 201

The Builder vol xv. n 11. pp. 322-25.

Y además teniendo a la vista la versión en español  titulada “ Severo y Falco” , presentada por Ernst Plaut sobre una versión de 1866 de Wilhem Ebeling, de Valparaiso, Chile.

…………………………………………………………………………………………………..

DIALOGO PRIMERO

 

Ernst. En qué piensas amigo?

Falk. En nada.

E. Pero estas silencioso

F. Por esa razón, quién medita mientras disfruta? y yo estoy disfrutando de esta hermosa mañana.

E. Tienes razón y estas justificado en devolverme la pregunta.

F. Si estuviera pensando en algo te lo diría, pues nada supera al placer de pensar en voz alta con un amigo.

E. Ciertamente!

F. Has disfrutado ya lo suficiente de esta mañana tan hermosa?. Habla, si algo se te ocurre, pues a mi no.

E. Pues bien, se me ocurre algo que hace tiempo deseaba consultarte.

F. Veamos que es.

E. ¿Es cierto, amigo, que eres francmasón?

F. Lo pregunta uno que no lo es!

E. Sin duda, pero respóndeme sin rodeos, ¿eres francmasón ?

F. Creo serlo

E. Esa respuesta es de alguien con incertidumbre.

F. No, por cierto!, me hallo bien al corriente del asunto.

E. Entonces debes saber cuando, donde y por quien fuiste admitido.

F. Eso sin duda que lo sé, pero no diría mucho.

E. ¿No?

F. Quien no acepta y quién no es aceptado

E. Explícate!

F. Yo creo ser un francmasón, no tanto por haber sido iniciado por masones experimentados en una logia legalmente constituida, sino porque diviso y reconozco qué y para qué es la francmasonería, cuando y donde ha existido y como progresa o retrograda.

E. Y sin embargo te expresas en términos tan dudosos, como: ¡ Creo serlo!

F. Ya estoy habituado a expresarme así. No por cierto por falta de convicción propia, sino porque detesto provocar discusiones y suscitar cuestiones inútiles.

E. Me tratas como a un extraño!

F. Extraño o amigo-

E Has sido aceptado, lo sabes todo...

F. Otros hay que también han sido iniciados y creen saber...

E. ¿Y podrías haber sido aceptado ignorando lo que sabes?

F.  ¡Desgraciadamente !

E. ¿Porqué ?

F. Porque muchos de los iniciadores lo ignoran, y los pocos que lo saben no pueden decirlo.

E. ¿Y tú podrías saber lo que sabes sin haber sido iniciado?

F. ¿Porqué no?  La francmasonería no tiene nada arbitrario ni superfluo, sino cosas necesarias que se basan en la condición humana y en la sociedad. Por lo tanto ella debe poder descubrirse tanto por medio de la reflexión como llegar a conocerse por medio de la instrucción.

E. ¿La francmasonería no es arbitraria? ¿No tiene acaso signos, palabras y usos, que pudiendo ser distintos, son por consiguiente arbitrarios?

F. Eso es así, pero esas palabras, esos signos y esos usos no son la francmasonería.

E. ¿La francmasonería no es superflua sino necesaria?, entonces ¿qué hacían los hombres antes de que existiera?

F. La francmasonería ha existido siempre

E. ¿Qué cosa es, entonces, esa indispensable y necesaria francmasonería?

F. Como ya te lo he dado a entender: es algo que hasta los mismos que lo saben no pueden decir.

E. Por lo tanto, nada

F. No te precipites

E. Lo que concibo y comprendo debo también poder expresarlo por medio de la palabra.

F. No siempre, y con frecuencia no tan bien, sucede que otros comprenden esas mismas palabras en el sentido en que yo las concibo.

E. Sino es en idéntico sentido al menos lo será aproximadamente.

F. La idea aproximada aquí sería inútil o peligrosa. Inútil si no expresara lo suficiente y peligrosa si se excediera en lo mas mínimo.

E. Es singular!, puesto que los francmasones mismos, que conociendo los misterios de su orden, no pueden comunicarlos verbalmente, ¿de qué medios se valen entonces para propagar su institución?

F. Por sus acciones, que hacen presumir o adivinar y que se manifiestan cuanto pueden a hombres y jóvenes buenos a quienes favorecen con cierta intimidad, y así estos aficionándose a lo mismo, ejecutan acciones parecidas.

E. Acciones?  ¿acciones de los francmasones? No conozco otras que sus discursos y canciones, que generalmente suelen estar mejor impresos que ideados o pronunciados.

F. Esto lo tienen en común con otras canciones y discursos.

E. O he de considerar por acciones de la francmasonería aquellas de que tanto se alaban en tales discursos y canciones?

F. No solo se alaban de ellas

E. ¿Y de qué se alaban? Solo de algo que se espera de todo hombre de bien y de cualquier ciudadano honrado. Son tan amistosos, bondadosos, obedientes y animados de patriotismo!

F. ¿Y esto nada significa?

E. Nada que los autorice por ese motivo a separarse de los demás. ¿Quién no tiene el deber de hacer lo mismo?

F. ¡El deber!...

E. ¿Quién, para cumplir esa conducta, no tiene fuera de la francmasonería la oportunidad y el estímulo suficiente?

F. Pero en la francmasonería y por su intermedio se tiene un estimulo mas.

E. No me hables de muchos estímulos. Mas vale dotar a un solo estímulo con toda la intensidad posible! Esos estímulos  múltiples son como los engranajes de un mecanismo, que cuanto mayor es el número de ruedas, tanto menos es su confiabilidad.

F. No puedo contradecir eso.

E. ¡Y qué impulso! que a todos los demás empequeñece y los hace aparecer como sospechosos, declarándose a si mismo como el mejor y el mas fuerte!

F. Amigo, sé justo!. HIPERBOLE QUID PRO QUO de esas aburridas canciones y discursos, ensayos, obra de aprendices!.

E. Esto quiere decir: el hermano Orador es un parlanchín.

F. Esto solo quiere decir: lo que el hermano Orador elogia en los francmasones no son precisamente sus actos. Pues el hermano Orador no es ningún parlanchín y los actos hablan por si mismos.

E. Ahora sí que comprendo tus ideas.

Cómo no se me ocurrían esos actos elocuentes!

Casi me atrevería a calificarlos de actos que hablan a gritos.

No basta con que los francmasones se protejan mutuamente y con toda energía, pues eso sería la condición indispensable de cualquier pandilla, sino cuanto hacen en favor del pueblo en general de todos los estados en los que son miembros!

F. ¿ Por ejemplo? Es para cerciorarme que estás siguiendo la verdadera pista.

E. Por ejemplo los francmasones de Estocolmo! ¿No han fundado acaso un gran asilo de expósitos'

F. Al igual que los de Estocolmo, han manifestado su actividad en otras ocasiones.

E. En cual otra?

F. Digo solamente en otras.

E. Y los francmasones de Dresde! que hacen instruir a niñas pobres y desvalidas en trabajos de bordado y otras manualidades, para evitar y disminuir la necesidad de las casas de expósitos.

F. Ernest, ya sabes que te recuerdo tu nombre!

E. Sin ambages entonces. Y los francmasones de Brunswick, que hacen enseñar el dibujo a niños pobres y aplicados.

F. ¿Porque no?

E. Y los francmasones de Berlín, que sostienen el establecimiento filantrópico de Basedow.

F.¿ Qué dices? los francmasones sostienen el establecimiento filantrópico? ¿Quién te ha hecho creer ese engaño?

E. Los periódicos lo han pregonado.

F. Para creer eso tendría que ver la declaración de Basedow firmada de su puño y letra y habría de convencerme que tal afirmación no era por los francmasones de Berlin sino por los Francmasones en general.

E. ¿Qué significa eso?- acaso no merece tu aprobación ese establecimiento'?

F.  ¿Quién podría abrigar mayor simpatía por él ?

E. Pues entonces ¿ no le estarás envidiando el socorro?

F. Envidiarle yo? ¿quién puede desearle mayor prosperidad?

E. Pues entonces no te comprendo!

F. Los  francmasones también pueden hacer algo, sin hacerlo precisamente en calidad de tales.

E. Y debe entenderse esto también con respecto a todas sus otras buenas acciones?

F. Quizás! Tal vez todo esos actos buenos que acabas de enumerar, y me valgo de un término de la escolástica para mayor brevedad, sean solo actos AD EXTRA.

E. ¿Cómo se entiende eso?

F. Solo actos visibles para el pueblo, practicados con el único objeto de que el pueblo lo perciba.

E. ¿Para captarse su consideración y respeto?

F. Bien pudiera ser.

E. Pero ¿cuales son entonces sus acciones principales?  Qué? Guardas silencio?

F. ¿Y si te hubiera contestado ya?, Sus acciones verdaderas, ese es su secreto.

E. Ah!, también inexplicable verbalmente!

F. No tanto, solo  puedo y me es permitido decirte esto: Los verdaderos actos de los francmasones son de tal magnitud y de tanto alcance, que transcurrirán los siglos antes que se pueda decir de ellos: Esta es su obra!

Sin embargo, son los autores de todo lo bueno que existe sobre la tierra, nótalo bien, Sobre la tierra!.

Y continúan ocupándose de todo lo bueno aún por establecerse, fíjate bien: sobre la tierra!

E. Vaya! , te burlas de mí.

F. En verdad que no.  Pero mira! ahí vuela una mariposa de una especie rara que falta en mi colección. Muy a la ligera te diré: los verdaderos actos de los francmasones tienen la tendencia de procurar hacer superfluos e innecesarios a los que ordinariamente se llama buenas acciones.

E. ¿Aunque sean buenas, no obstante?

F. No pueden existir mejores. Medítalo un momento, pronto regreso aquí

E. ¿Buenos actos que tienden a hacer superfluos e innecesarios a buenos actos?

Esto es un enigma, y sobre enigmas no me gusta discurrir. Prefiero tenderme entretanto a la sombra de este árbol para mirar trabajar a las hormigas.

 

....................................................................................................................

 

FIN DEL PRIMER DISCURSO

DIALOGO SEGUNDO

 

 

Ernest. ¿En que estuviste?, y no atrapaste la mariposa?

Falk.   De rama en rama me fue atrayendo hacia el arroyo, y de repente,  ya estaba del otro lado!

E. Si, si, hay bromistas así

F. ¿Has meditado sobre esto?

E. ¿Sobre que?, sobre tu enigma? No podré atrapar tampoco yo a la hermosa mariposa! pero esto  me tendrá sin mayor cuidado. Es la primera vez que hablo contigo acerca de la Francmasonería, pero nunca mas! Ya veo que tú eres como todos los demás.

F. ¿Como todos los demás?, eso no es lo que dicen todos.

E. ¿No? entonces seguramente también habrá herejes entre los francmasones ?  Y tu serias uno de ellos?  Pero aún los herejes tienen algo en común con los ortodoxos, y a eso me refería.

F. ¿A qué cosa?

E. Francmasones herejes u ortodoxos- ellos juegan con las palabras. Dejando que se les interrogue, responden sin contestar.

F. ¿Eso piensas? mejor hablemos entonces de otra cosa! Me has apartado de mi cómodo estado de silenciosa contemplación.

E. Nada más fácil que devolverte a esa condición. Baja a mi nivel y mira!

F. ¿Ahora qué ?

E. La vida y el movimiento adentro y fuera de ese hormiguero. Cuánta industriosidad y cuánto orden! Todas cargan, empujan y arrastran, y sin embargo ninguna incomoda  a las demás. Mira!, si hasta se ayudan las unas a las otras.

F. Las hormigas, al igual que las abejas viven en sociedad.

E. Y en una sociedad aun más admirable que la de las abejas, pues entre ellas no existe quien las mantenga unidas  y las gobierne.

F. Por lo tanto, puede ser verdad que el orden exista sin gobierno.

E. Cuando cada uno sepa gobernarse a sí mismo, ¿porque no ?

F . ¿Se llegará a eso entre los hombres?

E. Difícilmente!

F. Una lástima!

E. Seguramente!

F. Levántate y vámonos. Pues ellas, esas hormigas se te vendrán encima. Y ahora se me ocurre una pregunta que debo hacerte. ¿Qué es lo que piensas al respecto?

E. ¿Acerca de qué?

F. Acerca de la sociedad civil de los hombres, ¿que piensas de ella?

E. Como de algo muy bueno-

E. No te comprendo.

F. Tu piensas que los hombres han sido creados para el estado, o que el estado se ha creado para los hombres?

E. Algunos sostienen lo primero, pero lo último parece ser lo más verdadero.

F. Eso es también lo que yo pienso  El estado une a los hombres, tal que a través de esa unión, y en esa unión, pueda cada uno disfrutar mejor y con mas seguridad su porción de felicidad.

La suma total de las felicidades de cada miembro es la felicidad del estado. Fuera de esto no hay felicidad posible. Cualquiera otra buena fortuna del estado  por la cual sufran y deban sufrir aunque sean  muy pocos de sus miembros, no es sino el manto de la tiranía. Nada Mas!

E. Yo no diría eso tan alto

F. ¿Por que no?

E. Una verdad que cada uno juzga según  su propia condición, puede fácilmente ser mal empleada.

F. ¿Sabes amigo, que ya casi eres medio francmasón ?

E.  ¿Yo?

F. Tú, porque declaras verdades que sería mejor mantener guardadas.

E. Pero que podrían decirse.

F. El hombre sabio no puede decir lo que es mejor mantener callado.

E. Como quieras. Dejemos a los francmasones, no quiero saber nada más.

F. Perdona! Al menos aprecias mi buena disposición para hablarte más acerca de ellos.

E. Te burlas!- pues bien- la vida civil de los hombres, los gobiernos de los estados, no son otra cosa sino recursos para la felicidad humana. ¿Qué más?

F. ¡Nada sino recursos! y medios de investigación humana, aunque no pretendo negar que la naturaleza haya dispuesto todo de modo que el hombre muy luego habría de dar con esa invención.

E. De allí habrá probablemente nacido la idea que algunos se forman, de considerar a la sociedad humana como un fin de la naturaleza. Porque  todo nos conduce a ese camino, nuestras pasiones y nuestras necesidades. Por consiguiente la sociedad debía ser el fin último de la naturaleza. Así conjeturaban estos.

Como si la naturaleza no hubiera tenido que producir además los recursos adecuados! Como si la naturaleza atribuyera mayor importancia a un concepto abstracto, como el estado, la patria y otros mas, en lugar de labrar la felicidad de cada ser individual!

F. ¨¡Muy bien! En línea recta vienes a mi encuentro. Pues ahora dime: si los gobiernos  de los estados son recursos y nada mas que recursos, de origen humano, podrían escapar del destino de todos los otros recursos humanos?

E. ¿Qué entiendes tú por destino de los recursos humanos?

F. Lo que  permanece inseparable de los recursos humanos y en lo que se diferencian de los recursos divinos e infalibles.

E. ¿Qué es eso?

F. Que no son infalibles, y que con frecuencia no solamente no cumplen su cometido, sino que aun suelen producir efectos diametralmente opuestos.

E. Dame un ejemplo, si es que tienen alguno.

F. Los barcos y la navegación  son medios para alcanzar lejanas tierras,  y a la vez pueden llegar a ser la causa de porque muchos hombres jamás arribaran a esas tierras.

E. Por ejemplo los que naufragan y se ahogan. Ahora creo comprenderte. Pero sabemos bien que muchos hombres no participan de mayor felicidad  por medio de los gobiernos.

Gobiernos hay de muchas clases. Algunos mejores que otros. Algunos muy defectuosos y abiertamente en contradicción  con su propia finalidad, y el mejor quizás esta aún por descubrirse..

F. Indudablemente !. Imagina que el mejor gobierno que pueda ser concebido se haya establecido. Suponte que todos los hombres del mundo hayan aceptado ese gobierno. No te parece, que aún así  de ese gobierno superior podrían resultar ciertas cosas notablemente perjudiciales a la felicidad humana, las cuales el hombre en su estado natural habría ignorado?

E. Me parece que si semejantes cosas se originaran en ese mejor gobierno, ese no seria tal.

F. ¿Y cabría la posibilidad de que hubiera otro aún mejor?

. Pues admitamos entonces a este gobierno como el mejor de los gobiernos posibles, y repito la pregunta.

E. Parece que desde el principio te afanas argumentando sobre la idea de que todos los recursos de invención humana, entre los que incluyes a todos y cada uno de los gobiernos, no pueden sino ser deficientes.

F. Justamente.

E. Y que te sería difícil nombrarme aunque sea una de aquellas cosas perjudiciales.

F. Que habrían de resultar fatalmente, aún del mejor de los gobiernos?.   Oh !diez te citare y no una.

E. Veamos una, entonces.

F. Demos pues, por inventado, el mejor de los gobiernos. Supongamos a toda la humanidad regida por este mejor de los gobiernos posibles. Esto, constituiría un solo estado?

E. Difícilmente, pues un estado tan enorme sería imposible de administrar. Tendría que subdividirse en varios estados pequeños, que serían todos gobernados por las mismas leyes.

F. Eso es, los hombres continuarían siendo alemanes y franceses, holandeses y españoles, escandinavos y rusos.

E. ¡Ciertamente!

F. Aquí tienes un ejemplo. ¿No es verdad que cada uno de estos pequeños estados tendría sus propios intereses particulares? Y que cada ciudadano tendría en su corazón el interés de su propio estado particular?

E. ¿Cómo podría ser de otra manera?

F. Esos intereses diferentes podrían entrar en colisión con frecuencia, y resultaría como actualmente sucede, que dos miembros de distinta nacionalidad no puedan ser capaces de tratarse entre sí sin prejuicios, como un alemán a un francés o un francés a un inglés.

E.  Muy probablemente.

F. Así, si hoy se encuentran un alemán con un francés, un francés con un inglés o viceversa, no lo hacen simplemente como un hombre con otro hombre, que en virtud de su común naturaleza se reconocieran uno al otro, sino que es el caso del encuentro de dos clases de hombres concientes de la diversidad de sus intereses, y se mirarán con frialdad y desconfianza aún antes de tratar el mas insignificante de los negocios.

E Es desgraciadamente muy cierto.

F. Pero entonces, también es cierto que muchas de las cosas que unen a los hombres para asegurar su felicidad, también los divide.

E. Sí, si es lo que tu interpretas.

F. Avanza un paso más. Muchos de esos pequeños estados tendrían climas diferentes,  y por consiguiente distintas necesidades y modos de satisfacerlas, como así también diversos usos y costumbres, y finalmente diferentes doctrinas morales y religiones disímiles. ¿No te parece?

E. ¡Un gran paso!

F. Pero los hombres seguirían siendo judíos, cristianos, turcos y demás.

E. Es así y no me atrevo a negarlo.

F. Si esto fuese así, ellos deberían conducirse de un modo no diferente al cual nuestros judíos y turcos y cristianos se han tratado. No simplemente como de hombre a hombre, sino como de una clase de hombres a otra clase de hombres que estarían contendiendo por ciertas preferencias espirituales sobre el que pretenderían fundar derechos, cosa que jamás se le podría ocurrir al hombre natural.

E. Eso es desafortunadamente muy probable también.

F. Solamente probable?

E. Pues me parece, como lo supones, que si todos los estados tuviesen el  mismo gobierno, podrían tener también la misma religión. No veo como seria posible que tuviesen el  mismo gobierno y no tuviesen la misma religión.

F. Ni yo tampoco. Solo asenté esa suposición para cortar tu divagación. Uno es absolutamente tan imposible como el otro.

Un estado, varios estados; Varios estados, varios sistemas de gobierno; Varios sistemas de gobierno, varias religiones.

E. Si, así parece.

F. Así es. Allí tienes el segundo daño que produce la sociedad en contra de su misma finalidad. No puede unir a los hombres sin dividirlos, no puede dividirlos sino estableciendo entre ellos un gran abismo y muros divisorios.

E. ¡Y qué horribles son esos abismos, y qué infranqueables esos muros!

F. Permíteme agregar ahora el tercer ejemplo. La sociedad humana divide y separa a los hombres en diferentes nacionalidades y religiones. Estas divisiones en unas cuantas grandes parcialidades, donde cada una compusiera una entidad en si misma, seria siempre preferible a no existir entidad alguna. Pero no- la sociedad civil prosigue con el proceso de separación aún en cada una de esas pequeñas partes, hasta el infinito.

E. ¿Cómo es eso?

F. ¿Acaso te imaginas que un estado puede concebirse sin diferencia de rangos?

Sean estos bueno o malo y hállese mas cercano a la perfección, sería imposible que todos los miembros guardasen las mismas relaciones unos con otros.. Aún cuando todos contribuyeran a la legislación, no podría efectuarse en partes iguales, al menos no inmediatamente. De modo que tendremos miembros inferiores y otros superiores. Aún cuando desde un principio se hubieran distribuido las propiedades del estado entre todos, esa distribución, sin embargo no alcanzaría a durar dos generaciones. Pues unos aprovecharían su propiedad mejor que otros y algunos tendrían que repartir su mal aprovechada propiedad entre mayor número de descendientes que otros. Por consiguiente siempre existirían ricos y pobres.

E. Esto esta claro.

F. Ahora reflexiona sobre cuantos son los males que afligen al mundo y cuyo origen dimana de la diversidad de clases sociales.

E. ¡Cómo podría contradecirte!. ¿Con qué objeto ?. Pues bien, los hombres solo pueden unirse por medio de las divisiones!. Solo pueden mantenerse unidos por incesantes divisiones!. Esto parece dispuesto así y no puede ser de otro modo.

F. Eso es lo que yo digo.

E. Entonces, ¿que es lo que estas tratando de hacer? ¿que me disguste con la vida civilizada por esa razón? ¡hacerme desear  que a los hombres jamás se les podría haber ocurrido el organizarse en estados ?

F. ¿Tan mal me conoces?.Si la vida civilizada tuviera aunque sea una sola cosa buena para desarrollar la inteligencia humana, la colmaría de bendiciones a pesar de todos sus grandes males.

E. El proverbio dice que aquel que quiera disfrutar del fuego, debe soportar el humo.

F. ¡Sin duda!, pero si para tener fuego es inevitable el humo, sería un obstáculo para inventar la chimenea? ¿Y el inventor de la chimenea seria por esta causa un enemigo del fuego? A eso iba yo.

E. Adonde, no te comprendo.

F. Si los hombres no se pueden reunir en estados sino por medio de aquellas divisiones, serán acaso por eso, buenas tales separaciones?

E. Eso no.

F. ¿Esas separaciones serían por eso sagradas?

E. ¿Qué quieres decir con sagradas?

F. Que estuviera prohibido alterarlas

E. ¿Con qué objeto?

F. Con el objeto de prevenir que no supere lo que demanda la necesidad

y que las consecuencias sean lo menos perjudiciales posibles.

E. ¿Cómo podría ser prohibido eso?

F. ¡Pero eso tampoco podría ser ordenado ni autorizado por las leyes civiles!

Pues esas leyes civiles  no van mas allá de los confines del estado. y este es un asunto que va mas allá de los límites de cualquier estado. En consecuencia solo puede ser un OPUS SUPEREROGATUM y sería de desear que los mejores y mas sabios hombres de cada estado se sometieran voluntariamente a este APERI SUPEREROGATO,

E. No solo, sino muy deseable.

F. ¡Así lo creo!.  Mucho seria de desear que en todo estado, hubiera ciertos hombres que, sobreponiéndose al juicio del populacho,  conocieran exactamente cuando y donde el patriotismo deja de ser virtud.

E . ¡Sería muy de desear!.

F. Mucho sería de desear que en cada estado existieran algunos hombres que no sucumbieran a las preocupaciones de su religión de nacimiento, ni creyeran que necesariamente habría de ser bueno y verdadero todo lo que ellos hubieran reconocido como tal.

E. ¡Sería muy de desear!

F. Muy de desear  sería que en cada estado existieran ciertos hombres que no estuvieran obnubilados por las distinciones sociales elevadas, a los que les repugnase la inferioridad civil, y en cuya sociedad el hombre de posición elevada gustoso se inclina y el de inferior posición puede presentarse libremente con la frente en alto.

E. Sería muy de desear!

F. ¿Y si estos deseos ya se hubiesen realizado?

E. ¿Realizado? Tal vea en alguna parte, aparezcan de vez en cuando hombres semejantes.

F. No solo en alguna parte y de vez en cuando.

E. En ciertas épocas y en ciertos países.

F. ¿Y si ahora mismo existieran tales hombres en todas partes y en adelante seguirían para siempre?

E. ¡Dios lo quiera!.

F. ¿Y si semejantes hombres no vivieran en distracción inactiva o en una iglesia invisible?

E. ¡Hermosa ilusión!

F. Abreviando. ¿Y si estos hombres fuesen los Francmasones?

E. ¿ Qué dices?

F. Digo que si fuesen los francmasones, quienes como parte de su trabajo, serían quienes habrían contraído la obligación de evitar en lo posible aquellas divisiones que son la causa de la separación entre los hombres, procurando juntar y reunir a estas lo mas estrechamente posible?

E. ¿Los francmasones?

F. Digo: como parte de su trabajo.

E. ¿Los francmasones?

F. ¡Ah, perdona! Había olvidado que no querías saber mas nada de los francmasones...... Allí veo que nos llaman a almorzar. Vámonos pues!

E. No! espera un momento! los francmasones dices.......

F. Involuntariamente la conversación me ha conducido a este extremo. Perdona, vamos!

Allá, en la sociedad, hallaremos tema para una conversación más provechosa. ¡Ven!

...................................................................................

FIN DEL DIALOGO SEGUNDO

 

TERCER DISCURSO

 

 

 E. Me has evadido todo el día en el tumulto de la sociedad, pero te seguiré hasta tu propio dormitorio.

F. ¿Tienes algo importante que decirme? pues por hoy estoy hastiado de conversación.

E. Te mofas de mi curiosidad.

F.  ¿De tu curiosidad?.

E.  La que supiste como hacerla crecer magistralmente esta mañana.

F.  ¿De qué hablábamos esta mañana?

E.  De los francmasones

F.  ¿Y bien?, con la  confusión del bullicio, ¿no te habré revelado el secreto?

E.  El cual dices que es imposible de revelar.

F.  Ahora te confieso que me quedo tranquilo.

E. Pero algo me referiste acerca de los francmasones, que por inesperado me sorprendió haciéndome meditar.

F.  ¿Y qué era eso ?

E.  Oh!, no me atormentes, bien que lo recordarás!

F.  ¡Sí!, lo voy recordando lentamente. ¿Y esa fue la causa de que durante todo el día estuvieras como ausente entre tus amigos y amigas?

E.  ¡Así es!, y no dormiré tranquilo si antes al menos no me respondes una pregunta

F.  Depende de que pregunta sea.

E. Pues, ¿cómo puedes probarme, o al menos hacer que parezca probable que los francmasones realmente abriguen tan grandes y dignas intenciones?

F. ¿Acaso te hablé de sus intenciones?. No lo sé, Por el contrario, viendo que no podías formarte una idea de la verdadera actividad de los francmasones, solo quise llamar tu atención sobre un punto, y es que mucho podría realizarse de lo que ni a nuestros mas hábiles estadistas ni en sueños se les ocurre. Tal vez los francmasones estén trabajando en esas cosas, o algo semejante!.

Solamente para quitarte la preocupación que parecía dominarte, de que todos los sitios para edificar se hubiesen hallado y ocupado ya, y que todas las tareas necesarias estuvieran distribuidas entre los obreros correspondientes.

E.  Da las vueltas que quieras. De tus discursos me figuro ahora que los francmasones son gentes que voluntariamente se ha encargado de trabajar  en contra de los males inevitables de los gobiernos.

F.  Semejante concepto de los francmasones, al menos no los denigra. Consérvalo- pero interprétalo bien! No mezcles en el, nada que no le corresponda!. De los males inevitables del gobierno!, no de este o de aquel gobierno!.

No los males inevitables que un gobierno determinado haya creado y que ahora es naturalmente la consecuencia de lo que ese gobierno admitió.

De estos jamás se ocupará el francmasón.

La paliación y la cura de esos males se la reserva al ciudadano, el cual según sus luces, su valor y a su riesgo, pueda ocuparse de ellos.

Males de una clase diferente, mas elevados, son el objeto de su actividad.

E. Creo que comprendo bien, No los males que provocan el descontento del ciudadano, sino los males de que no está exento ni aún el más feliz de los ciudadanos.

F.   Muy bien! ¿decías? ¿trabajar en contra de esos males?

E.  ¡ Sí!

F.  La frase es pequeña pero dice mucho. Trabajar en contra!,¿acaso para extirparlos totalmente? No podría ser, pues con ellos se destruiría al propio gobierno.

Ni siquiera se ha de llamar la sospecha de aquellos que no lo concibiesen. A lo sumo, despertar en el hombre indirectamente una percepción , transplantar, regar y podar los brotes mas jóvenes-  esto podría significar la frase trabajar en contra.

¿Comprendes ahora porque te dije que aunque los francmasones estuvieran en constante actividad’, siempre transcurrirán siglos antes de pudiese decirse: esto es lo que hicimos!

E.  Y ahora también comprendo la segunda parte  del enigma: buenas acciones que hacen innecesarias a otras buenas acciones.

F. ¡ Bien!. Ahora vete y estudia esos males, aprende a conocerlos a todos, pesando bien la influencias que ejercen unos sobre otros, para que te quedes convencido que ese estudio te resolverá problemas que en los instantes de pesar y abatimiento sean en apariencia las objeciones mas desconsoladoras   e incomprensibles contra la Divina providencia y la Virtud.

Esta solución, esta ilustración te tranquilizará y te hará feliz, aún Sin llamarte Fracmasón.

E.  Acentúas tanto eso de  llamarse...

F.  Porque se puede ser algo sin denominarse por ello.

E.  Eso es bueno, lo comprendo. Pero volvamos a mi pregunta, solo que la formularé un poco distinta.

Puesto que ya conozco los males contra los que trabaja la francmasonería......

F.  ¿Que los conoces, dices?

E.  ¿No me los acabas de nombrar?

F.  Te he citado algunos como ejemplos, Solo algunos de los que hasta el mas corto de vista puede distinguir, solo algunos de los mas indiscutiblemente grandes., perro cuántos restan todavía! y que si bien no se presentan tan manifiestos. ni son tan indiscutiblemente extensos, no por eso son menos ciertos ni menos necesarios de reconocer.

E.  Déjame concretar entonces mi pregunta solo a aquellas partes que tú mismo me has nombrado.

Cómo me pruebas, aún solamente con eso, que los francmasones efectivamente hayan puesto sus intenciones en tales cosas?, guardas silencio? meditas?

F.  Ciertamente no a lo que debería contestar ante esa pregunta! pero no se me ocurre cual es la razón de esta cuestión.

E.  ¿Y me la contestarás si te digo el objeto que al hacerla tiene?

F.  Lo prometo.

E.  Conozco y temo tu sagacidad.

F.  ¿Mi sagacidad?

E.  ¿Te ofende eso?

F.  Al contrario, te agradezco que llames sagacidad  a lo que bien podría denominarse de otro modo.

E. Ciertamente que no, al contrario, pues conozco con que facilidad el sagaz se engaña a si mismo y la facilidad que empeña en atribuir a otros , planes e intenciones en los que jamás han pensado.

F.  Pero, ¿de qué se infieren los planes e intenciones de otros? ¿supongo que de sus  propias acciones solamente ?

E.  ¿De que otra cosa?. Y aquí vuelve mi pregunta: ¿De cuáles acciones propias e indisputables de los francmasones se colige que sea solo uno de sus objetivos aquellas separaciones entre estado y estados, tan necesarios para la humanidad y que por este mismo medio y por estas mismas divisiones vuelvan a reunirse los hombres?

F.   Y eso sin detrimento de tales estados y gobiernos.

E. ¡Tanto mejor!. Y tampoco es necesario que existan acciones de las cuales se deduzca esto. Y sean solamente ciertas particularidades o especialidades que conduzcan a ese fin o que dimanen de esa causa.. Ese habría sido tu punto de partida en la especulación, suponiendo que tu sistema sea solo una hipótesis.

F.  Todavía manifiestas desconfianza. pero espero que se disipará  si presento ante tu conciencia una ley fundamental de los francmasones.

E.  ¿Cuál?

F. De la que nunca han hecho un misterio y en cuya conformidad siempre han obrado a la vista de todo el mundo.

E. ¿Y es?.

F. Es que admiten en su Orden a todo hombre digno y de cierta inteligencia, sin distinguir patria, religión ni esfera social.

E.  ¡Ciertamente!.

F.  Sin duda parece que con esta ley fundamental de tales hombres muy superiores a aquellas distinciones, debería presuponérseles los más elevados propósitos antes que la simple intención de fomentarlas. Aunque supongo que el nitro debe encontrarse en el aire antes de aparecer como sal adherido a las paredes-

E. ¡ Eso creo!

F.  ¿Y porqué en este caso no sería posible que los francmasones no se hubieran valido del empleo de una astucia comun ? La de ejercer públicamente una parte de sus intenciones secretas, desviando de esta manera a los maliciosos que siempre presumen distinto a lo que ven.

E.  ¿Por que no ?

F.  Porque el artista que sabiendo producir plata, no ha de ocuparse también en vender viejas chafalonías, para alejar de ese modo la sospecha de que la sabe hacer?

E.  ¿Por qué no ?

F.  Ernst, ¿no me escuchas? creo que me contestas como soñando

E. No amigo mio! pero tengo suficiente para esta noche. Mañana a primera hora regreso a la ciudad.

F.  ¿Y porqué tan pronto?

E. ¿Tú me conoces, y me lo preguntas?,¿ hasta cuándo piensas continuar con el uso de estas termas?

F.  Solo desde ayer, que he empezado.

E.  Entonces todavía volveré a verte antes de tu partida. Buenas noches. Agur!

F.  Buenas noches! hasta la vista !

.....................................................................................ADVERTENCIA

La chispa había prendido. Ernest se hizo francmasón. Lo que allí encontró al principio es materia para el cuarto y quinto diálogo, con el cual separan su camino.

FIN DEL DIALOGO TERCERO...........................................................

DIALOGO CUARTO

 

 

F.¡ Bienvenido Ernst!, volvemos a vernos. Hace tiempo que he dado por terminado mi tratamiento en estas termas.

E. ¿Y es por eso que te sientes bien ? me alegro.

F. ¿Qué significa eso?, Creo que jamás se ha pronunciado un “me alegro” en un tono mas disgustado.

E. Estoy irritado, y casi diría que tú eres la causa.

F. ¿Yo?

E, Tú me indujiste a das un paso ridículo. Mira!- dame tu mano!- ¿Qué tienes para decir? ¿Te encoges de hombros?, esto es el colmo!

F. ¿ Que  yo te he inducido?

E. Puede haber sido involuntariamente.

F. Pero igualmente sería culpable.

E. El hombre de Dios habla a su pueblo de una tierra de promisión donde manan leche y miel. Y ese pueblo no ha de ansiar llegar a conocerla?. Y  no murmurará del hombre de Dios, si en vez de conducirlo a esa tierra prometida, lo lleva a los áridos desiertos?.

F. Vaya, Vaya!,  El daño no puede ser tan grave, desde que veo que has estado trabajando en las tumbas de nuestros ancestros.

E. Pero que no se hallaban alcanzados por las llamas, sino por el humo.

F. Pues aguarda entonces a que el humo se disipe y luego la llama te iluminará y dará calor.

E. El humo me sofocará antes que la llama me ilumine, y ya veo que otros se calentarán primero, pues pueden soportar mejor el humo que yo.

F. Supongo que te refieres a cierta gente capaz de soportar la irritación del humo, siempre que provenga de una cocina bien provista ?.

E. ¿Así, que después de todo, tu los conoces?

F. He oído hablar de ellos.

E. Con mayor razón, ¿que motivo pudo haberte llevado a conducirme por una pendiente tan resbaladiza, y a venderme ficciones por realidades, cuya falsedad conocías muy bien?

F. Tu enojo te hace ser muy injusto.  Me reprochas que yo te haya hablado de la francmasonería, sin haberte dado a entender en mas de una ocasión, lo inútil que sería que todos los hombres honrados fuesen francmasones, y no solo inútil sino pernicioso?

E. Está bien, puede ser.

F. ¿Me reprochas que no te hubiera dicho que los mas elevados deberes de la francmasonería se pueden cumplir, sin ser para ello preciso llamarse francmasón?

E, Recuerdo todo eso muy bien, pero tú no ignoras que cuando mi imaginación levanta vuelo, desplegando sus alas, no podría detenerla. De nada te acuso, sino de que me hayas mostrado ese cebo tan tentador.

F. Y el cual muy pronto te fatigaste en el esfuerzo de alcanzarlo. ¿Porqué no me hablaste de tu intención?

E. ¿Me habrías disuadido?

F.¡ Ciertamente! ¿Quién, aconsejaría a un niño hábil y desenvuelto que volviera a usar las andaderas, solo porque de vez en cuando da un traspié?.

No es para hacerte un halago, pero tú habías adelantado demasiado para retroceder. Sin embargo no podía hacer contigo ninguna excepción, pues todos deben seguir el mismo camino.

E. Ni tampoco me pesaría haber seguido esa ruta,  si permanecer en ella me prometiera mejores cosas. Pero, promesas, excusas para dilación y ¡nada sino promesas!

F. ¿Y qué te prometen?

E. Tú debes saberlo, la masonería escocesa, el Caballero Escocés.

F. Pues sí, muy bien, pero en que se basa la promesa del caballero escocés?

E. ¡Quién lo supiera!.

F. ¿Y tus iguales, los otros neófitos de la Orden, tampoco nada saben?

E. ¡Oh esos!,  esos saben mucho, esperan demasiado- uno quiere hacer oro, otro evocar a los espíritus, el tercero busca restablecer los ¨¨  .¿Te sonríes?, y solamente te sonríes?

F. ¿Qué puedo hacer?

E. ¡Mostrar disgusto por estos compañeros disparatados!

F. Si no mediara un motivo que me reconciliara con ellos.

E. ¿Y cual sería?

F. Que a pesar de todas sus divagaciones,  yo reconozco en ellas su empeño por hallar la verdad y que de todos esos errores aún se puede deducir la dirección del verdadero camino.

E. ¿Y también de la fabricación de oro?

F. También de la fabricación de oro. Si efectivamente se puede o no hacer oro, es cosa que me es indiferente. Pero estoy íntimamente convencido que los hombres inteligentes desearían poder hacerlo solo con respecto a la francmasonería.

Y sea quien fuese el primero que llegara a descubrir la piedra filosofal, al mismo instante se convertirá en francmasón. Y también es singular que todo esto se confirme por las noticias que por el mundo circulan, acerca de los verdaderos o falsos fabricantes de oro.

E. ¿Y los evocadores de espíritus?

F. Se les puede aplicar la misma regla. Es imposible que los espíritus puedan obedecer a la voz de un ser humano que no sea un francmasón.

E. ¡Con qué seriedad puedes decir estas cosas!.

F. ¡Por todo lo mas sagrado!. Con no mayor seriedad que la que se merecen!.-

E. Si así fuera!, y finalmente los nuevos ´´´´´´   Dios lo quiere?

F. Justamente, ¡ellos!

E. ¿Lo ves?  Nada puedes decirme acerca de ellos.  Pues ´´´´   hubieron alguna vez, pero hacedores de oro y evocadores de espíritus jamás existieron. Y sin duda será maás fácil decir que es la actitud de los francmasones hacia tales creaciones  de la imaginación,  que a lo que es real y verdadero.

F. De todos modos, en este caso solo puedo expresarme por un dilema. O estos, o.............................................................................

E.  Eso no es malo! si al menos uno supiera que una de las dos posiciones es verdadera. Entonces,  algunos de estos ´´´´´´ deberían ser.

F.  Ernst! Deja de proferir esos sarcasmos sobre mi conciencia!. Estos, precisamente estos, o de hallan sobre el verdadero camino, o están tan lejos de él que no les queda ni la remota esperanza de llegar a alcanzarlo jamás.

E. Bien, Escucharé todo, para solicitar una explicación mas detallada.

F. ¿Porque no? Tiempo ha que se han hecho misterios, lo que no eran mas que simples secretos.

E. Cómo se entiende eso?

F. El MISTERIO de la francmasonería es, como ya te he dicho, algo que el francmasón no PUEDE pronunciar aun cuando QUISIERA intentarlo.

Pero los secretos son cosas que bien pueden revelarse, y que solo en ciertas épocas y en ciertos países se ocultaron por la envidia y el miedo o se callaban solamente por prudencia.

E. ¿Por ejemplo?

F. Por ejemplo, en primer lugar ese parentesco entre ´´´´ y francmasones, puede que haya sido en alguna época conveniente y necesario mantenerlo en secreto, pero ahora, tal vez sea al contrario, pernicioso guardar por más tiempo el secreto de esas relaciones.

Lejos de ocultar esa circunstancia, debería proclamársela en alta voz, debiendo determinarse solamente, con exactitud la época en que los ´´´´, eran los francmasones de su tiempo.

E. ¿Se puede conocer esa época?

F. Estudia con atención la historia de los ´´´´´´ y adivinarás la época a que me refiero.

De seguro que la adivinarás, y esa era la causa por la que no debías haberte hecho francmasón.

E. ¡Que no me halle ahora sentado entre mis libros!, ¿y si la adivino me lo confirmarás?

F. En cuanto la halles, verás de la inutilidad de mi confirmación. Pero volvamos a mi dilema otra vez. Justamente en ese periodo puede hallarse la solución.

Si todos los francmasones que ahora se están ocupando de ¨ , sienten y perciben ese periodo, Bien por ellos!, ¡Bien por el mundo!, Benditos sean todos sus emprendimientos, y bendito sea lo que dejen de emprender!.

Pero si no sienten y perciben este período, si solamente se hubiesen engañado por una homonimia, si solo hubiesen sido inducidos por el francmasón  que trabaja en´´´´ para dar con los ´´´´´´ si solo se hubieran sentido atraídos por ´´´´en ´´´´ si solo hubiesen deseado pingues prebendas para repartir entre sus amigos, entonces que el Cielo nos conceda mucha compasión para contener la risa ante tales extravagancias.

E. Hola!, parece que todavía te puedes alterar y acalorar!

F. Desgraciadamente, y te agradezco la advertencia para poder volverme enseguida frío como el hielo.

E. ¿Y cuál crees tú, que de los dos casos, es el de los Señores ?

F. Temo que sea el último y ojala me engañe!. Pues si fuera el primero, como podría entenderse un proyecto tan peculiar? Restablecer los ´´´´?

Aquella época tan especial cuando los ´´´´ eran francmasones, no vuelve a presentarse.

Europa, al menos, hace ya tiempo que ha pasado por esa transición y  no necesita de ninguna asistencia extraordinaria. ¿Entonces, qué es lo que pretenden?

¿Quieren convertirse en esponja, para que los grandes y poderosos puedan exprimirla alguna vez?.

¿Pero a quien y contra quien estoy dirigiendo estas cuestiones?. Acaso me has dicho, has podido decirme que hay otros, además de los neófitos de la Orden que se ocupan de los caprichos de los fabricantes de oro, evocadores de espíritus y de ¨

Hay quien no tiene escrúpulos en abusar de los niños, pero los niños se hacen hombres. ¡No los molestes mas !.

En los juguetes reconozco ya a las armas que con el tiempo estos hombres esgrimirán con mano segura.

E. En el fondo, amigo mío, no son precisamente estas niñerías la causa de mi desaliento. Pues sin sospechar siquiera que pudiesen encerrar algo de serio, desdeñe fijarme en ellas. figurándoseme como pequeños toneles arrojados a los ballenatos. pero lo que desespera es que por donde extiendo la vista, nada percibo, nada escucho, sino esas niñerías sobre el cumplimiento de las esperanzas que tú me has hecho concebir y nadie, absolutamente nadie quiere saber nada.

No importa que indague y averigue yo, cómo, cuándo y de quién quiera, nadie accede a mis deseos y siempre y por todas partes el mas profundo silencio.

F.  Tú opinas

E. Aquella Igualdad que me marcaste como siendo una ley fundamental de la Orden, aquella igualdad que me llenó el alma con una inefable esperanza: debe ser capaz de respirarse en la sociedad de hombres  que comprendan como sus pensamientos pueden elevarse a una esfera sobre todas las modificaciones sociales, sin ofender una sola de esas cualidades en detrimento de un tercero.

F. ¿Y bien?

E.¿ Existe ?, si jamás existió! Dejemos que un judío ilustrado se presente con su solicitud de admisión. Oh! dirán, un judío ?, por supuesto un francmasón debe al menos ser cristiano!. Es verdaderamente indiferente de que clase de cristiano. Sin distinción de religión significa sin distinción de las tres religiones del sacro imperio romano, públicamente reconocidas y toleradas. También opinas así?

F. No, no exactamente así.

E. Que se presente solicitando su solicitud un honesto zapatero, que en sus ratos de ocio tenga tiempo para concebir alguna buena idea ( aún cuando fuese un Jacob Boehme o un Hans Sachs), ¡Oh!, dirán, un zapatero!, sin duda un zapatero! Dejar que se presente un experimentado y honrado sirviente. Sí, dirán, por supuesto gente de esa clase que carece de la independencia para elegir libremente el color de la ropa que viste, reuniremos aquí a la buena sociedad!,

F. ¿Y que tan buena es esa sociedad ?

E. ¡Oh! no tendría nada que objetar sino que precisamente esa buena sociedad es aquella de la que uno se cansa en este mundo- príncipes, condes, caballeros, oficiales, consejeros de toda categoría, comerciantes, artistas... todos concurren sin distinción la logia, pero en realidad todos pertenecen a una sola clase y esta es....

F. En mis tiempos las cosas no eran exactamente así. Pero ahora lo ignoro, hace tiempo que he interrumpido mi relación con las logias, sean de la clase que fueran. No tener acceso a las logias por algún tiempo y hallarse excluido de la francmasonería, creo son dos cosas muy diferentes.

E. ¿Cómo es eso?

F. Porque hay la misma relación entre la logia y la francmasonería que entre la iglesia y la creencia. De la opulencia de la iglesia no podemos extraer conclusiones acerca de la fe de los feligreses. Al contrario, hay una opulencia exterior de la iglesia por la cual sería un milagro que pudiera subsistir junto a la verdadera fe- Tampoco las dos han marchado de acuerdo jamás, sino, como enseña la historia una ha exterminado a la otra, y así también temo, temo...

E. ¿Qué?

F. Brevemente, la actividad actual de las logias como me la han referido no me satisface. Llevar una caja, reunir capitales, colocar esos  capitales para sacar el mejor provecho de ellos y adquirir bienes raíces, solicitar privilegios de reyes y príncipes; aprovechar el poder y la respetabilidad de estos para oprimir a hermanos de distintas observancias a las reglas que se pretenden  como esenciales y verdaderas.

Si esto a la larga funciona bien, con cuánto placer lamentaré haber profetizado errores!

E. Pues bien, ¿qué puede suceder ? Ahora el gobierno ya no procede con tanta violencia, además entre el mismo personal que dicta y aplica las leyes, creo que hay muchos francmasones.

F. Bien!, aun cuando no haya nada que temer del estado, ¿que clase de influencia te parece que ejercerá sobre ellos mismos esa clase de gobierno?

No retrocederán ostensiblemente a la misma condición de la que querían desprenderse?. No dejarán de ser lo que pretendían? No se si me comprendes bien.

E. ¡Continúa!

F. Algo es seguro, nada es eterno. Tal vez sea este el plan que la providencia haya elegido para terminar con el plan actual de la francmasonería-.

E. Plan de la francmasonería, ¿qué entiendes por tal?

F. Plan, ropaje, vestidura..

E. Todavía no me doy cuenta

F. Seguramente no creerás que la francmasonería siempre ha sido parte de la francmasonería ?

E. Qué significa eso ? Que la francmasonería no siempre fue parte de la francmasonería ?

F. En otras palabras,¿ crees tú que lo que hoy es la francmasonería siempre ha llevado ese mismo nombre ?

pero mira!, ya ha transcurrido medio día. Allí vienen ya mis huéspedes, espero te quedarás.

E. No pensaba quedarme, pero ahora que aguardo una doble satisfacción accederé a tu invitación.

F. Pero te suplico, en la mesa, ni una palabra.

 

................................................................................................................

 

FIN DIALOGO CUARTO

DIALOGO QUINTO

 

 

E. ¡Al fin se marcharon!. qué locuaces!, y ese de la verruga en la barba o como se llame, ese es un francmasón?, tantas veces toco el punto!.

F. Yo lo oí bien. Hasta noté en su conversación lo que a tí te pasó desapercibido- y es que es de aquellos que en Europa combaten por los americanos.

E. ¿Esa no sería su peor condición.?. Y tiene la manía de creer que el Congreso es una logia, donde al fin los francmasones fundarán su imperio a mano armada.

E. ¿También existen tales soñadores?

F. Así parece.

E. ¿Y de que se deduce tal fantasía con él ?

F. De cierto rasgo que tú también, con el tiempo, llegarás a comprender.

E. ¡Pardiez!, a tal extremo me hubiese engañado con los francmasones!

F. No tengas cuidado. El francmasón aguarda tranquilo la salida del sol y deja arder las velas hasta cuando quieran y puedan- pero apagarlas y reconocer recién cuando esto ocurra, que es necesario reencender los cabos o tal vez colocar velas nuevas, ese no es el caso de los francmasones.

E. También pienso así, pues lo que sangre cuesta, sin duda alguna, sangre no merece.

F. Perfectamente!. Pregúntame ahora lo que quieras, y debo responderte.

F. Entonces mis preguntas serán interminables.

F. Solo que no hallas por donde comenzar.

F. Te comprendí o no te comprendí cuando fuimos interrumpidos? Incurriste o nó en una contradicción cuando me dijiste :  la francmasonería ha existido siempre. Interpreté eso en el sentido de que tanto su sentido sustancial y primitivo como su organización actual databan de tiempos inmemoriales.

F. ¡ Si para ambos casos mediasen idénticas circunstancias!.

En cuanto al estado sustancial de la francmasonería, ella cuenta tantos años de existencia como la sociedad humana. Ambas solo pueden haber nacido conjuntamente- y acaso la sociedad humana no sea un vástago de la francmasonería. Pues la llama en el foco también dimana del sol.

E.  También yo creo columbrar algo de eso

F. Sean ahora madre e hija, o hermanas, la suerte de ambas siempre ha influido recíprocamente sobre una y otra. Tal como la sociedad se encontraba, asimismo se ha encontrado siempre y en todas partes la francmasonería y viceversa. Siempre ha sido el indicio mas seguro de un gobierno sano y robusto, aquel en cuyos dominios se percibía la existencia de la francmasonería y así como todavía es la señal de un gobierno débil y tímido que públicamente no permite lo que en secreto ha de tolerar, aún a pesar suyo.

E. Entiéndase: la francmasonería.

F. Ciertamente! pues ella  no se funda en relaciones externas que tan fácilmente son convertidas en convenciones sociales, sino que descansa sobre los sentimientos de una comunidad de espíritus en simpatía.

E. Y quien se atreve a dominar estos?

F. Sin embargo, la francmasonería siempre y en todas partes ha tenido que ceder y amoldarse a las exigencias de la sociedad, pues esta ha sido siempre la mas fuerte.

En cuanta forma se haya constituido la sociedad, por diversas que fuesen, la francmasonería no ha podido dejar de admitirlas, solamente que como es natural, cada nueva forma traía su nombre distinto.

¿Cómo puedes suponer que el nombre de francmasonería sea mas antiguo que aquella opinión  dominante de los estados, según la cual estos fueron tan exactamente subdivididos?

E. ¿Y cual es esa opinión dominante ?

F. Esto lo dejo para tus propias investigaciones- basta con decirte que el nombre de francmasón para designar a un miembro de nuestra fraternal asociación secreta, jamás fue conocido ni pronunciado antes del siglo actual(1780).Seguramente ese titulo no aparece antes de esa época en ningún libro impreso, y que vengan a presentármelo en un manuscrito auténtico de fecha anterior!.

E. ¿Quiere decir el nombre alemán ?

F. Nada de eso!. Ni el nombre original de FREEMASON ni ninguno de los nombres imitados o traducidos de este, o de cualquier idioma que sea.

E. Es así?, acuérdate , en ningún libro impreso antes del presente siglo,¿ en ninguno?

F. ¡En ninguno!

E. Sin embargo, yo mismo..........................................................................................................

F. ¿Es posible?, ¿también te ha volado algo del polvo sobre los ojos, que no cesa de esparcirse alrededor?

E. Pero la cita es..............................................................................

F. En la Londinópolis ¿no es cierto?... es polvo!

E. ¿Y el acta del parlamento de Enrique VI?

F. ¡Es polvo!

E. ¿Y los grandes privilegios concedidos por Carlos XI rey de Suecia a la logia de Gothemburg?

F. ¡Es polvo!

E. ¿Y Locke?

F. ¿ Cuál Locke ?

E. El filósofo, su escrito al conde de Pembrock, sus observaciones acerca de un interrogatorio escrito de puño y letra del mismo Enrique VI.

F. Eso será tal vez un novísimo hallazgo, no lo conozco- pero otra vez Enrique VI, es polvo y nada mas que polvo!.

E. ¡ Nunca Jamás!

F. ¿Conoces acaso una designación mas moderada para calificar una tergiversación de texto y la sustitución de originales?

E.

¿Y es posible que pública e impunemente hayan podido continuar tanto tiempo con ese engaño?

F. ¿Porque no?, el número de personas que pueden oponerse a las insensateces desde el principio. Ya basta con que no estén prescriptos, aunque mejor sería que para el público no tomara conocimiento de ellas, pues precisamente lo mas despreciable es que, nadie se toma el trabajo siquiera de atacarlas, por lo que sucede que con el transcurso del tiempo adquieren apariencia de asuntos muy serios y casi sagrados. Y así, después de mil años se dirá : -”se habrían permitido escribir tales cosas si no fuesen ciertas?

O tal vez.-” os atrevéis a contradecir ahora la autoridad de aquellos hombres dignos de todo crédito ?.

E. ¡ Oh Historia, Historia, a qué quedas reducida!

F. La rapsodia  fría y descarnada de Anderson, donde la historia de la arquitectura es sustituida por la historia de la Orden, eso  sí se hace pasar!.

Por una vez, y en aquel entonces, eso estaría bien- pero la impostura fue demasiado evidente!.

Pero que todavía se siga edificando sobre un terreno tan pantanoso, y que siempre se quiera mantener impreso lo que se averguenzan de sostener verbalmente en la presencia de cualquier hombre digno, sosteniendo una farsa que deberían haber abandonado tiempo ha, es cometer una FORGERY, que por tratarse de míseros intereses civiles debería castigarse con una PILLORY.

E. Pero, ¿y si fuera verdad, si mas allá de un simple retruécano, se hubiese conservado el secreto de la Orden desde su principio, principalmente por los miembros de ese arte homónimo?

F. ¿Si fuera cierto?

E. ¿Y porqué no lo ha de ser ?. Pues de otro modo ¿cómo podría habérsele ocurrido a la Orden, apropiarse de los  símbolos precisamente de ese arte, justamente de ese y no de algún otro?

F. La pregunta es un tanto capciosa.

E. Semejante circunstancia seguramente tendrá una causa.

F. Y la tiene!.

E.  La tiene, y es distinta de la que se supone.

E. Tiene una causa muy distinta.

E. ¿He de adivinar o me permites preguntar?

F. Si antes me hubieras hecho la pregunta que aguardo de tiempo ha, no te sería ahora difícil acertar con ella.

E. ¿Otra pregunta que debías aguardar desde tiempo ha?

F. Si yo te dije antes que eso a lo que llamamos francmasonería, no siempre se designó así, tendríamos ahora una conclusión más natural y lógica.....

E. ¿Preguntar cómo se la ha llamado antes?, pues bien te lo pregunto ahora!.

F. ¿Me preguntas como se denominaba a la francmasonería antes de llevar ese nombre?, MASSONEY

E. Sí, en inglés, por supuesto, MASONRY.

F. No en inglés MASONRY, sino MASONY, no de masón, albañil, sino de MASE, la mesa.

E. MASE, la mesa, ¿en qué idioma?

F. En el idioma anglosajón, y no solo en él, sino en el de los godos y francos, o sea una palabra de origen alemán de la cual aún se conservan o se conservaban tantas otras derivadas, como MASCOPIE, MASLEIDIG, MASGENOSSE. Aún en tiempos de Lutero, se empleaba con frecuencia la palabra MASONEY, aunque su significado había degenerado algo.

E. Ignoro tanto su buen significado como el degenerado.

F. Pero no ignorarás la costumbre de nuestros antepasados respecto a discurrir de sobremesa los asuntos mas importantes? Así, quedó

MASE, la mesa y MASONEY, una sociedad secreta de COMENSALES.

Cómo una sociedad  cerrada, intima, de comensales se ha convertido en una sociedad de bebedores, y en que sentido emplea Agrícola la palabra MASONEY, puedes deducirlo con facilidad.

E. Y no hace tanto tiempo, algo parecido estuvo a punto de ocurrir con la palabra LOGIA.

 F. Pero antes de degenerar las MASONEYEN  a semejante extremo ante la opinión pública, gozaban de autoridad y buen crédito.

No había una sola corte en Alemania, por pequeña que fuese que no tuviese su MASONEY. Esto se comprueba en los antiguos cancioneros y las viejas publicaciones históricas. Edificios especiales, que comunicaban con los palacios y castillos de los señores gobernantes, llevaban sus nombres, sobre los que ahora en estos tiempos modernos han circulado muy diversas interpretaciones. Y  no necesito decirte mas, para su mayor gloria, que la SOCIEDAD DE LA MESA REDONDA es la primera MASONEY y la mas antigua y de la cual todas las demás tienen orígen.

E. La MESA REDONDA = esto se remonta a una antigüedad de fábula.

F. Por muy fabulosa que sea la historia del Rey Arturo, la MESA REDONDA no lo es tanto.

E. Pero su fundación se atribuye al Rey Arturo.

F. No es así. Ni aún de acuerdo a la leyenda, ni Arturo ni su padre la habían heredado de los anglosajones, como la palabra MASONEY parece sugerir.

Y qué suposición es mas natural y lógica que los anglosajones no importaran a Inglaterra las costumbres que dejaban en su paria?

En las tribus germanas de la época se nota la peculiar afición a formar dentro de la sociedad civil, otras más pequeñas de la más intima confianza.

E. ¿Eso crees?

F. Todo lo que ahora te refiero así a la ligera y sin la debida precisión, me comprometo a probártelo en mi biblioteca tan pronto como hayamos regresado a la ciudad. Por ahora solo escúchame como se recibe la primera noticia de un gran acontecimiento, que mas hace para incitar a la curiosidad que para satisfacerla.

E. ¿Donde quedamos?

F. En que la Masoney era una costumbre alemana que los sajones transplantaron a Inglaterra.

Los escritores aún se hallan en desacuerdo sobre quienes de entre ellos fueron los MASE-THANES, y según todas las probabilidades serían los nobles de la Masoney, que habíendose arraigado profundamente, se mantuvo durante los cambios subsiguientes de distintos gobiernos e instituciones, manifestándose de tiempo en tiempo con todo esplendor.

En especial las Masoneyen de los ¨”  del siglo XII y XIII gozaban de gran popularidad.

Y una ”masoney fue la que se había conservado en el centro de Londres hasta fines del siglo XVII, a pesar de la abolición de la Orden, y aquí comienza la época donde se nota la ausencia de historia escrita, pero quen una tradición prolijamente conservada y que manifiesta tantos visos de verdad, está dispuesta a reparar la falta.

E. ¿Y qué le impide a esa tradición elevarse al fin a la categoría  de la historia, por medio de la manifestación de documentos escritos?

F. ¿Impide?, nada hay que se lo impida!, al contrario, la razón lo aconseja, y al menos yo me considero facultado, y hasta obligado, a revelar el secreto tanto a tí, como a todos los demás que se hallen en esa circunstancia.

E. Pues ¡entonces!.. me hallo en la mas grande expectativa.

F. Bien, aquella ¨”masoney que todavía a fines del siglo pasado se conservaba en Londres, pero en la mayor reserva,, tenía su local de reunión en las cercanías de la catedral de San pablo, que poe entonces se hallaba en construcción.

El arquitecto de esa segunda catedral del mundo era....

E. ¡Christopher Wren!

F. Acabas de nombrar al creador de toda la francmasonería actual del mundo...

E. ¡El ?

F. Wren, el arquitecto de la catedral de San Pablo, en cuya vecindad se reunía una antiquísima Masoney de tiempos inmemoriales, era a la vez miembro de ella y la frecuentó durante los mas de treinta años que se emplearon en la construcción de ese templo.

E. Comienzo a percibir el error.

F. ¡Ni mas ni menos!. El verdadero significado de la palabra Masoney había sido olvidado por el pueblo inglés, y una Masoney ubicada tan cerca de un edificio tan importante y donde su principal arquitecto iba con gran frecuencia, qué otra cosa podía ser sino una MASNRY , es decir una sociedad de hombres versados en arquitectura a los que Wren consultaba y con los que discutía las dificultades que se iban presentando?

E. ¡Naturalmente!.

F. La prosecución de la obra de semejante catedral, interesaba a todo Londres. Para adquirir noticias de primera mano sobre el estado de la obra, los que creían poseer algún conocimiento arquitectónico se empeñaban en conseguir admisión a esa supuesta MASONRY y sus empeños eran en vano.

Supongo que finalmente conocerían a Wren en persona, y que era un ser muy ingenioso y activo.

Ya antes había participado en la formación de un proyecto de sociedad científica, cuyo objeto era: UTILIZAR Y APLICAR PRACTICAMENTE EN LA VIDA CIVIL CIERTAS VERDADES FILOSOFICAS ESPECULATIVAS, y  se le ocurrió la idea del reverso de esa sociedad, que de LA PRACTICA DE LA VIDA CIVIL, SE ELEVASE A LA ESPECULACION FILOSOFICA.

Alli, pensó, se examinaría aquello que siendo verdadero fuera de utilidad, y aquí  lo que de util, fuera verdadero.

¿Y si fijara algunas reglas EXOTERICAS de la masoney?

 ¡Y si ocultara bajo los jeroglíficos y símbolos de ese mismo oficio, lo que no pudiera fijarse exotéricamente y extendiera lo que hasta aquí se entendía por masonry a una Free masonry en la cual mucha mas gente pudiese participar ?. ¡Ernst, que te pasa ?

E. Me siento ofuscado.

F. ¿Divisas ahora un poco mas de luz?

E. ¿Un poco ?, demasiada a la vez..

F. ¿Comprendes ahora?

E. Te ruego, amigo mio, no prosigas! ¿No te llamarán pronto tus negocios a la ciudad?.

F. ¿Me deseas allí?

E. ¿Que si lo deseo?, me lo has prometido!

F. Pues bien!, tengo allí bastante que hacer, y6 te repito, que de memoria tal vez me he expresado vacilante en muchos puntos, pero entre mis libros tu has de ver y palpitar. El sol se pone y tienes que regresar a la ciudad. ¡Adios!

 E. Otro sol ha salido para mí. Adios!

.....................................................................................

FIN DEL QUINTO DIALOGO

 

 

         

Museum Home Page     Phoenixmasonry Home Page

Copyrighted © 1999 - 2014   Phoenixmasonry, Inc.      The Fine Print